Mié, 12 Jun 2024 15:35 PM

SoftBank es favorito para ganar los juegos interligas

   Los Halcones de SoftBank llegan a la edición 2024 de los juegos interligas de la NPB, que comenzará mañana martes, no sólo como el mejor equipo de Japón en este momento sino también como los claros favoritos para ganar el título de la competencia.

 

SoftBank parte como favorito para ganar los interligas

 

   Después de haber finalizado en el primer lugar de la tabla en 8 de los 18 torneos que se han realizado hasta ahora, cuentan con la experiencia necesaria para repetir como campeones y también con el talento requerido para lograr esa hazaña.

 

   Obviamente, su triunfo nunca estará garantizado, por lo que también es posible que colapsen durante las próximas 3 semanas y pongan en peligro el liderato que han mantenido en la Liga del Pacífico desde casi el inicio de la temporada regular. No obstante, parece poco probable que eso ocurra.

 

   El conjunto de Fukuoka posee en la actualidad el mejor promedio ofensivo de toda la NPB (.261) y supera a su más inmediato perseguidor en ese departamento, los Búfalos de Orix, por nada menos que 17 puntos. También ha anotado 36 carreras más que el segundo lugar, las Golondrinas de Yakult (197 vs 161).

 

   Por si eso fuera poco, posee la mejor efectividad de todo Japón (2.06), departamento en el que supera a su más inmediato rival, los Tigres de Hanshin, por 11 puntos, y viene de ganar 11 de sus últimos 15 compromisos, por lo que tiene todo a su favor para alzar la novena corona de su historia.

 

   Ya estuvo a punto de lograrlo el año pasado, cuando quedó igualado en el liderato de la tabla con las Estrellas de DeNA, los Gigantes de Yomiuri y los Búfalos de Orix, pero perdió el título debido a las reglas de desempate, que al final favorecieron a DeNA.

 

   La última vez que se coronaron campeones del torneo fue en 2019, cuando estaban en la recta final de una dinastía que les permitió ganar 7 Series de Japón en 10 temporadas, incluyendo las últimas 2 por barrida ante los Gigantes de Yomiuri.

 

   Desafortunadamente para ellos, las cosas comenzaron a cambiar en 2021, cuando se perdieron la postemporada por primera vez en 8 años después de cerrar la campaña en el cuarto lugar de la clasificación de la Liga del Pacífico.

 

Kudo se retiró como manager a finales de 2021

 

   Su legendario manager Kimiyasu Kudo, renunció a su cargo a finales de año, y sus dos mejores bateadores importados, los cubanos Alfredo Despaigne y Yurisbel Gracial, bajaron drásticamente su producción ofensiva debido a sus avanzadas edades, por lo que la dinastía llegó a su fin.

 

   Desde entonces, el club más rico de la NPB ha estado tratando de revivir sus viejas glorias, pero no lo había podido lograr sino hasta ahora, cuando parece encaminado no sólo a ganar su noveno torneo de juegos interligas sino también su primera Serie de Japón desde 2020.

 

   En teoría, los Tigres de Hanshin, actuales campeones de Japón, representan su principal rival para lograr ese objetivo, pero lamentablemente al conjunto de Nishinomiya le suele ir muy mal cada vez que se enfrenta a los clubes de la Liga del Pacífico.

 

   El año pasado, por ejemplo, llegó a la cita como favorito para coronarse campeón después de liderar claramente la clasificación de la Liga Central y ganar 15 de sus últimos 16 juegos, sólo para quedar décimo entre 12 competidores al finalizar la misma.

 

   En esta ocasión, posee la mejor efectividad de su circuito (2.17), pero es último en promedio ofensivo (.223) y su liderato está en peligro debido a la cercanía de sus más inmediatos perseguidores. Si vuelve a sufrir otro colapso como el del año pasado, lo más probable es que pierda ese primer lugar de la clasificación.

 

   Eso nos deja con los Luchadores de Nippon Ham y los Marinos de Lotte como los clubes con mayores probabilidades de impedir que SoftBank vuelva a ganar los juegos interligas. Con 2 títulos en sus vitrinas cada uno, ambos saben lo que necesitan hacer para coronarse campeones otra vez.

 

   El conjunto de Sapporo continúa sorprendiendo a todos al mantenerse firme en el segundo lugar de la tabla de la Liga del Pacífico, a pesar de no contar con peloteros de mucho renombre y de cambiar constantemente su lineup de un juego para el otro.

 

   Esa impredecibilidad en su formación, que le ha dado tan buenos resultados hasta ahora en su circuito, puede que se convierta en la clave del éxito ante los equipos de la Liga Central, que por lo general no saben adaptarse bien a los cambios de sus rivales.

 

Nippon Ham también es candidato a ganar los interligas

 

   Sin embargo, también es posible que las constantes improvisaciones de su manager Tsuyoshi Shinjo les jueguen una mala pasada y echen por tierra el buen rendimiento que han logrado mantener hasta ahora en lo que va de la temporada regular.

 

   El equipo de Chiba, por su parte, viene de ganar 7 encuentros en fila y no ha perdido en sus últimos 10 compromisos (incluyendo 2 empates), por lo que está en mejor forma que cualquiera de los otros 11 clubes de la NPB en este momento y eso podría catapultarlo a un nuevo campeonato.

 

   No obstante, ha terminado en la parte baja de la tabla en 3 de las últimas 5 ediciones de los juegos interligas, por lo que también corre el riesgo de sufrir otro descalabro que pare en seco el progreso que ha realizado recientemente.

 

   No debemos descartar a los sorprendentes Carpas de Hiroshima como candidatos al título este año, ya que después de todo están jugando mucho mejor de lo que se esperaba, a pesar de haber perdido a uno de sus mejores bateadores y a casi todos sus peloteros importados durante el invierno.

 

   Los dirigidos por Takahiro Arai no sólo están a medio juego del liderato de la Liga Central y tienen buenas posibilidades de ser campeones, sino que además parecen encaminados a una segunda participación consecutiva en los playoffs del circuito.

 

   Su mayor problema es que, históricamente, han fracasado en los juegos interligas. En las 18 ediciones que se han disputado hasta ahora, han terminado 13 veces en la parte baja de la clasificación y en 5 de esas ocasiones quedaron últimos.

 

   En una oportunidad ocuparon el segundo lugar y en otras dos el tercero, pero salvo eso lo mejor que han hecho es terminar sextos. Para poder aspirar al título de la cita este año, van a tener que mejorar mucho en comparación a lo que han hecho en el pasado.

 

   Los Gigantes de Yomiuri también deben ser tomados en cuenta, ya que a pesar de estar atravesando una de las peores sequías de títulos de su historia, siguen contando con el talento suficiente como para liderar la clasificación de este torneo.

 

Abe ha mantenido a Yomiuri en la pelea en su 1er año como manager

 

   Los pupilos del manager debutante Shinnosuke Abe no están dominando la Liga Central ni mucho menos, pero ya han ganado 2 veces los juegos interligas en el pasado y un tercer triunfo en esa oportunidad podría catapultarlos al liderato del circuito y encaminarlos a su primer título en 4 años.

 

   Será curioso ver qué ocurre con los 6 conjuntos de la Liga Central en la cita de ese año, ya que todos están tan parejos entre sí que podrían terminar dominando a sus rivales de la Liga del Pacífico en las siguientes 3 semanas.

 

   La Liga del Pacífico, a pesar de contar con los 2 peores equipos de la NPB en este momento (Águilas de Rakuten y Leones de Seibu), buscará por su parte extender la hegemonía que ha mantenido sobre su rival desde la primera edición del torneo en 2005.

 

   El circuito oceánico ha superado en victorias a su enemigo en 15 de las 18 citas de juegos interligas que se han realizado hasta ahora y amenaza con hacerlo de nuevo en esta ocasión, con SoftBank como favorito para ganar su novena corona del evento.

 

   Afortunadamente, la Liga Central ha dado señales de vida en las 3 ediciones más recientes del evento, luego de ganar 2 de ellas, por lo que la competencia promete ser pareja una vez más, si bien no existe garantía de que así será.

 

   Sólo nos queda esperar para ver qué ocurre en la edición 2024 de los juegos interligas de la NPB.