Jue, 29 Feb 2024 00:37 AM

Historias a seguir en la recta final del calendario

 

   Luego de superada la pausa de la Serie de las Estrellas, la temporada 2016 de la NPB entra hoy en su recta final y son varias las historias que se deben seguir en este tramo, sobre todo las relacionadas a representantes latinos.

 

   Tetsuto Yamada amenaza con hacer historia en términos ofensivos, Shohei Otani promete romper barreras con sus excelentes números tanto sobre la lomita como sobre la caja de bateo y los Carpas de Hiroshima buscan capturar su primer título de liga en 25 años.

 

   No obstante, el venezolano Ernesto Mejía tiene buenas posibilidades de alzarse con las coronas de jonrones y empujadas de la Liga del Pacífico y su compatriota Alex Ramírez, manager de las Estrellas de DeNA, tiene mucho chance de clasificar a su equipo a la postemporada por primera vez en su historia.

 

   Analicemos a profundidad cada uno de estos casos.

 

   Ernesto Mejía. El espigado inicialista de los Leones de Seibu lidera en este momento la Liga del Pacífico en jonrones (27) y carreras empujadas (72) y ha podido mantenerse en esa posición durante la mayor parte de la campaña. ¿Tendrá la fuerza suficiente para conservar esos lideratos durante los 57 partidos que le restan al calendario? Eso es precisamente lo que estaremos monitoreando muy de cerca en las próximas 12 semanas. El criollo ya ganó un título de jonrones en 2014 y sabe muy bien lo que hay que hacer para poder cosechar un premio como ese. Su promedio ha caído de .315 en abril a .266 en este momento y además su conjunto ha bajado al quinto puesto de la clasificación y está muy lejos de la postemporada, pero a pesar de todo éste se ha mantenido constante en su producción de cuadrangulares y remolques y eso nos hace pensar que las probabilidades de que capture esos dos títulos son buenas. No será una tarea fácil, porque Brandon Laird de los Luchadores de Nippon Ham le está dando una buena pelea en el departamento de vuelacercas y Seiichi Uchikawa y Sho Nakata le siguen de cerca en carreras producidas. Sin embargo, creemos que el toletero venezolano posee el talento y la entereza suficientes como para defender su posición y salir victorioso.

 

   Tetsuto Yamada. El camarero de las Golondrinas de Yakult lidera en este momento la Liga Central en nada menos que 11 categorías ofensivas: promedio (.350), anotadas (74), hits (112), dobles (23), jonrones (29), bases alcanzadas (226), empujadas (72), robos (20), boletos (68), porcentaje de bases alcanzadas (.463) y porcentaje de slugging (.706). El legendario Sadaharu Oh posee el récord de más lideratos ofensivos en una campaña en la NPB con 9, por lo que si Yamada logra terminar la temporada en el mismo lugar en el que está hoy impondrá una nueva marca para la liga. El año pasado ya comandó el circuito en 7 renglones, por lo que no cabe duda de que cuenta con el talento suficiente para igualar o romper el récord de Oh. ¿Lo logrará? Eso es lo que estaremos pendientes de ver en los próximos 3 meses. Quizás lo único que podría detenerlo en su intento por hacer historia sería una lesión y de hecho se rumorea que está jugando con molestias en el tendón de la corva de su pierna derecha, pero aun así no ha parado de jugar y no parece tener intenciones de hacerlo en el futuro cercano. Otra hazaña que buscará completar esta campaña será repetir el premio al Jugador Más Valioso que obtuvo el año pasado. En aquel momento, lo recibió sin problemas porque su equipo quedó campeón, pero en esta ocasión su club está en el último lugar y no parece ser capaz de salir de ahí, por lo que un segundo trofeo consecutivo parece muy difícil de conseguir debido a la costumbre casi sagrada que tienen los cronistas deportivos nipones de otorgarle el galardón al mejor jugador del equipo campeón de liga. Sin embargo, liderar el circuito en 11 categorías ofensivas es algo que jamás se ha visto y eso podría convencerlos de romper su tradición.

 

   Estrellas de DeNA. El conjunto dirigido por el venezolano Alex Ramírez se encuentra actualmente en el tercer lugar de la clasificación de la Liga Central y si terminase la campaña en ese puesto clasificaría por primera vez en su historia a la postemporada. La tarea no es nada fácil, porque la pelea entre el segundo y el último puesto de la tabla este año está bastante cerrada, pero ese mismo hecho parece aumentar las posibilidades de lograr su objetivo. Uno de los mayores obstáculos que deberá superar el estratega criollo será devolverle la constancia a su cuerpo de lanzadores, que poco a poco ha disminuído su eficacia luego de haber llegado a ser el mejor de toda la NPB en mayo. Los primeros pasos hacia esa meta ya los ha dado, al bajar al conjunto menor a su novato estrella Shota Imanaga para darle descanso. A pesar de lanzar muy bien, el zurdo de 23 años comenzó la campaña con récord de 0-4, sólo para recuperarse y traerlo a la marca de 5-5 que posee en la actualidad. No obstante, Ramírez notó que su recta perdió velocidad y que su número de ponches también descendió, por lo que decidió darle un descanso para que pueda volver a su mejor forma en la recta final del calendario. Así mismo, los regresos de otros lanzadores que habían visto muy poca acción, como el veterano Daisuke Miura y el norteamericano Zach Petrick, prometen otorgarle estabilidad a una rotación que busca mantenerse constante mientras espera por el regreso de sus mejores brazos. El año pasado, DeNA llegó al inicio de los juegos interligas como líder de la clasificación de la Liga Central, pero después comenzó un descenso lento pero seguro que lo llevó al foso de la tabla a finales de año. A pesar de sus altibajos, el dirigente venezolano ha mantenido constante el rendimiento de su club y esto nos hace pensar que cuenta con la madurez y la sabiduría necesarias para llevar a sus dirigidos a la postemporada y hacer historia.

 

   Carpas de Hiroshima. El conjunto rojo de Hiroshima no sólo cuenta con la ofensiva más poderosa de todo Japón en este momento, sino que además tiene semanas practicando el béisbol más sólido de la NPB. La pregunta que todos sus fanáticos se están haciendo en este momento es, ¿podrá mantener su actual liderato hasta finales de año y capturar su primer título de liga en 25 años? Con la ventaja de 10 juegos que tiene sobre el segundo clasificado sería un pecado no hacerlo, pero al mismo tiempo esa no sería la primera vez que el equipo colapsase en la recta final del calendario. Hace apenas un par de años, en la temporada 2014, estuvo liderando la clasificación de la Liga Central hasta principios de septiembre, sólo para entrar en una mala racha que le vio caer hasta el tercer puesto y ser eliminado en el mínimo número de juegos requieridos en la primera ronda del playoff. El temor de muchos es que la historia se repita en esta ocasión. El equipo, sin duda, se ve mucho más maduro del que dejó escapar su boleto a la postemporada en el último día del calendario el año pasado, pero obviamente eso no le garantizará el éxito. Seguiremos su progreso muy de cerca en las próximas semanas porque de mantener su liderato y capturar su primer título desde 1991, la fiesta que se vivirá en Hiroshima, una ciudad tremendamente apasionada por el béisbol y por su club, será histórica.

 

   Shohei Otani. El joven fenómeno de los Luchadores de Nippon Ham está completando una campaña para el recuerdo. No sólo está liderando la Liga del Pacífico con 140 ponches, sino que además posee la tercera mejor efectividad del circuito (2.04) y un sólido récord de 8-4 que desde ya lo convierte en candidato para obtener el Premio Sawamura esta temporada. Esto, sin contar que fue electo como el Jugador Más Valioso de su liga en junio, en la categoría de lanzadores, y que además impuso un nuevo récord de velocidad para la NPB al alcanzar las 101 millas por hora. Por si eso no fuera suficiente, está bateando para .331, con 10 jonrones y 27 carreras empujadas en los 49 partidos que ha disputado como bateador designado y además ganó el derby de jonrones del primer juego de la Serie de las Estrellas y se alzó con el premio al JMV del segundo. En principio, su meta inmediata es igualar su marca de 2014, año en el qu se convirtió en el primer jugador desde Babe Ruth en ganar 10 o más juegos y conectar 10 o más jonrones en una misma temporada. Sin embargo, después de eso podría competir por el galardón al Jugador Más Valioso de la temporada regular, que sin duda caería en sus manos si su equipo lograse coronarse campeón de liga. El año pasado, varios cronistas japoneses comenzaron a apoyar su caso, ya que obviamente ningún otro jugador del circuito es capaz de jugar las dos posiciones que él juega, ni mucho menos de hacerlo de una manera tan exitosa. En nuestra opinión, ese punto de vista tiene mucha validez y este año podría ganar muchos adeptos si los Halcones de SoftBank continúan ganando como lo han hecho hasta ahora, sin un líder claro en su alineación. Estaremos siguiendo muy de cerca en las próximas semanas el caso del derecho de 22 años que, nadie tiene duda, dará el salto a las Grandes Ligas en unos pocos años.

 

   Otros jugadores latinos han arrojado números muy buenos hasta ahora, como los cubanos Dayán Viciedo y Alfredo Despaigne y el venezolano José Celestino López, pero nos parece que las historias de Mejía y Ramírez son más relevantes debido a las buenas probabilidades que tienen de culminar con éxito.

 

   Sólo 12 semanas nos separan del final del calendario, de manera que sólo nos queda esperar para saber qué ocurrirá con estos cinco casos a los que hicimos referencia hoy.