Mié, 12 Jun 2024 14:11 PM

El extraordinario éxito de Shota Imanaga en la MLB

   Así como advertimos la semana pasada que no debíamos entrar en pánico por los problemas del japonés Yoshinobu Yamamoto en las Grandes Ligas, ahora debemos recomendarles que no se emocionen demasiado por el extraordinario éxito que ha tenido hasta ahora su compatriota Shota Imanaga.

 

Imanaga ganó este viernes su 4to juego del año

 

   El zurdo de los Cachorros de Chicago se convirtió esta semana en el primer abridor desde 1945 en registrar una marca de al menos 4-0 con una efectividad inferior a 1.00 en sus primeras 5 aperturas en las mayores, por lo que todos ya se preguntan qué tan lejos podrá llegar.

 

   Si tomamos en cuenta cómo ha transcurrido su carrera, lo más probable es que su rendimiento comience a decaer pronto. Con esto no queremos decir que sus números finales de la campaña serán malos, sino que simplemente no serán tan increíbles como los que ha acumulado hasta el momento.

 

   A diferencia de Yamamoto, que ganó 3 Premios Sawamura (el equivalente japonés al Premio Cy Young), 3 triples coronas de pitcheo, 3 Guantes de Oro y 3 galardones al Jugador Más Valioso de manera consecutiva antes de venirse a Norteamérica, Imanaga sólo cosechó un título de ponches en ese mismo período.

 

   El derecho de los Mets de Nueva York Kodai Senga quizás represente su mejor comparación. Se trata de un lanzador batallador, capaz de ganar muchos juegos, registrar una buena efectividad y ponchar a un buen número de rivales cada año, pero sin acumular los títulos individuales que sí ganan otros.

 

   El propio Senga ganó sus 2 primeras aperturas en la MLB el año pasado tras dominar por completo a sus rivales. En la primera, permitió una carrera y 3 hits en 5 entradas y un tercio y en la segunda concedió una anotación y otros 3 imparables en 6 episodios completos, lo que dejó su efectividad en 1.59.

 

   No obstante, a partir de su tercera salida comenzaron a anotarle más carreras y eso no sólo aumentó su efectividad sino que también se tradujo en sus primeras derrotas. Eso no quiere decir que a partir de ese momento le fue mal, sino simplemente que su rendimiento no fue tan impresionante como al principio.

 

Es muy posible que Imanaga cierre el año con números similares a los de Senga en 2023

 

   Al final, de hecho, la temporada de Senga fue sensacional. Terminó con récord de 12-7, 166 entradas y un tercio de labor, 202 ponches (octava mejor marca de la Liga Nacional) y una efectividad de 2.98 que fue la segunda mejor del circuito.

 

   Es muy posible que Imanaga transcurra un camino similar este año. Dentro de poco debería sufrir sus primeros contratiempos en la liga, pero seguramente logrará limitarlos para cerrar la temporada con una sólida actuación que lo dejará entre los mejores del circuito, pero no como el mejor.

 

   Otra posibilidad es que extienda el dominio que ha mostrado hasta ahora por un par de meses más, como lo hizo Masahiro Tanaka en su impresionante debut en la Gran Carpa con los Yanquis de Nueva York en la campaña 2014.

 

   El doble ganador del Premio Sawamura acumuló nada menos que 16 aperturas de calidad consecutivas desde su debut, ganando 11 de ellas y registrando una efectividad de 2.10 en ese período, antes de permitir al menos 4 carreras limpias en un mismo juego.

 

   Lamentablemente para él, Tanaka se lesionó poco después y se perdió casi el resto del año, lo que le impidió completar una temporada histórica que con casi toda seguridad hubiese agregado varios premios individuales a su prestigioso curriculum.

 

   Esto nos trae a otro punto importante: el peligro de una lesión. Senga completó sin problemas la campaña 2023, pero se lesionó durante los entrenamientos primaverales de 2024 y aún no se sabe cuándo podrá regresar al montículo.

 

El sensacional debut de Tanaka en 2014 fue interrumpido por una lesión

 

   Tanaka, en su momento, consideró hacerse la operación Tommy John, pero después de evaluar sus opciones optó por un tratamiento alternativo y a pesar de que ha continuado trabajando sin contratiempos hasta ahora nunca volvió a ser el mismo.

 

   Imanaga tampoco ha sido inmune a ese problema. Se perdió la mayor parte de la temporada 2020 debido a una lesión y en 2021 su rendimiento no fue el mejor debido a que todavía se estaba recuperando del inconveniente sufrido el año anterior.

 

   Esperemos que si llega a sufrir algún tipo de molestia en el futuro la misma no lo deje fuera del terreno por mucho tiempo, pero siempre existirá la posibilidad de que deba pasar por el quirófano y eso podría restarle con facilidad un año completo de su carrera.

 

   Otro posible escenario que debemos considerar es el del zurdo Kazuhisa Ishii, quien debutó con los Dodgers de Los Ángeles en 2002 y dejó un récord de 10-1 en sus primeras 12 aperturas en las mayores, sólo para cerrar el año con una marca de 14-10 y una efectividad de 4.27.

 

   La diferencia entre su caso y los de Tanaka, Senga e Imanaga, es que Ishii nunca fue tan dominante en términos de efectividad. Su registro se mantuvo frecuentemente por encima de 3.00 y en varias ocasiones por encima de 4.00, por lo que la comparación con su actuación no es tan apropiada.

 

   Con todo esto no queremos arruinar el impresionante debut que ha tenido Imanaga hasta ahora en las Grandes Ligas. Todo lo contrario, queremos celebrarlo y disfrutarlo durante el resto de la temporada, sin importar cuáles sean sus resultados finales.

 

El debut de Imanaga en la MLB fue mágico

 

   Su primera apertura ante Colorado en el Wrigley Field de Chicago fue mágica. Permitió sólo 2 hits sin carreras en 6 entradas completas y ponchó a 9 para anotarse su primera victoria en las mayores y dejar su efectividad inicial en 0.00.

 

   Su segunda salida ante los Dodgers en Chicago terminó después de 4 episodios debido a la lluvia, pero eso no le impidió limitar a los californianos a apenas 2 imparables sin anotaciones para mantener su efectividad en 0.00. No tuvo decisión ese día, pero igual dejó una gran impresión en los fanáticos.

 

   En su tercera apertura, ante los Marineros en Seattle, concedió su primera carrera del año, pero fue sucia, por lo que después de 5 capítulos y un tercio de labor y su segunda victoria de la campaña su efectividad se mantuvo en 0.00.

 

   De regreso en Chicago, Miami finalmente le produjo 3 carreras en su cuarta salida, si bien sólo 2 de ellas fueron limpias. A pesar de eso, completó 6 entradas de labor y cosechó su tercer triunfo de la temporada, por lo que su récord quedó en 3-0 y su efectividad en 0.84.

 

   Antes de permitir su primera carrera limpia, Imanaga acumuló 18 innings y un tercio de manera consecutiva sin conceder anotaciones para protagonizar la tercera racha más larga de ese tipo para un novato abridor de los Cachorros desde 1901.

 

   Su quinta y más reciente apertura ocurrió en Boston este viernes y fue tan dominante como todas las anteriores. Permitió una carrera y 5 hits en 6 episodios y un tercio para anotarse su cuarta victoria del año y dejar su efectividad en 0.98.

 

Imanaga posee actualmente la 2do mejor efectividad de toda la NPB

 

   Esas cifras lo colocan actualmente como el colíder de toda la MLB en victorias con 4 y segundo en efectividad con 0.98, además de dejarlo con un total de 28 ponches y apenas 3 boletos en 27 capítulos y 2 tercios de labor.

 

   Al igual que el resto del mundo del béisbol, tenemos mucha curiosidad por saber cómo se desarrollará el resto de la temporada para el llamado “filósofo del pitcheo”. De continuar como va, no sólo se convertirá en uno de los principales candidatos a ganar el Premio Cy Young de la Liga Nacional sino, sobre todo, a llevarse el galardón al Novato del Año.

 

   Lo único que queremos aclarar es que parece muy difícil que pueda mantener el mismo rendimiento que ha mostrado hasta ahora durante el resto del calendario. Sin duda pasará por momentos difíciles, pero tenemos confianza en que encontrará la forma de superarlos.

 

   Con que logre cerrar el año con números similares a los que registró Senga el año pasado, su debut en las Grandes Ligas ya será un rotundo éxito. Y si logra superarlos, ganar un premio individual y clasificar a la postemporada, pues mucho mejor.